Proyecto Educativo

Cuando los padres escuchan hablar de Proyecto Educativo, seguramente se preguntan ¿Qué están queriendo decir con todo esto? ¿Están hablando de la teoría o están hablando de la práctica?
En Siglo, les contamos a los papás que hablar de Proyecto Educativo, es hablar de ambas cosas, es hablar de la teoría y de la práctica. Es hablar de proyectarse hacia el futuro, es una invitación a analizar y reflexionar respecto de los principios, valores y objetivos que guían y sostienen nuestra vida institucional. Nuestro Proyecto Educativo es el producto de una elaboración colectiva, elaboración, que justamente por su carácter colectivo, no se realiza sin conflictos pero que nos ayuda a continuar “haciendo y pensando escuela”.
Queremos invitarlos, ahora sí, a conocerlo juntos…
El Proyecto Educativo de Siglo implica la construcción de acuerdos vinculados con:
Intenciones pedagógicas que guían la vida institucionalObjetivos y metodología para la enseñanza, el aprendizaje y la evaluaciónNormas institucionales, en especial aquellas vinculadas con la convivencia
En Siglo queremos una escolaridad en la que cada alumno reciba la educación que maximice su potencial intelectual y que estimule a los chicos en el desarrollo de valores para participar en el mundo actual, por eso, propiciamos una formación integral del niño, generando condiciones para que las potencialidades de cada alumno como individuo, sean estimuladas al máximo, plurizando  el concepto de inteligencias múltiples. Así se alcanzan niveles de excelencia pedagógicos en el marco de las posibilidades de cada alumno. De esta forma los niños no desarrollan una única inteligencia de carácter unidireccional, sino que despliegan una gama de diferentes inteligencias.
Los alumnos van construyendo aspectos cognitivos, sociales y también afectivos, una construcción propia que realizan día a día promoviendo los procesos de crecimiento personal.
En Colegio Siglo XXI, la vedette, es el pensamiento, porque pensar y aprender son dos aspectos que van relacionados y nos brindan una herramienta muy importante para construir un conocimiento general y útil para la vida diaria. En Siglo, el pensar no solo es propio de los alumnos, sino que alcanza a toda la comunidad educativa. Esto nos da la posibilidad de planear estrategias, prácticas pedagógicas, organizar hechos, aunar criterios, etc.
Nos apoyamos en el aprendizaje cooperativo como cimiento para la construcción de nuevos conocimientos. Los maestros guían a los alumnos proporcionando recursos y andamiajes para generar situaciones significativas necesarias en todo proceso de aprendizaje donde se requiere un alto grado de motivación y un gran trabajo intelectual.
Por otro lado y tan importante como lo cognitivo son los hábitos, habilidades y actitudes que se aprenden en la escuela y que son fundamentales para la vida, y es, a través de nuestra disciplina inteligente que fomentamos valores tan importantes como la responsabilidad, el respeto a sí mismo y hacia los demás, la tolerancia, la no discriminación y esto atraviesa todas las áreas curriculares. Va más allá del horario escolar, se filtra sutilmente en la vida de los alumnos y es independiente del modelo de aprendizaje… formamos niños, que es más importante que informarlos.
Utilizamos el juego como estrategia, como elemento motivador, socializador y creativo, tanto en situaciones áulicas como en el recreo.
Además, el juego nos permite practicar destrezas cognitivas, físicas, linguísticas, lógico-matemáticas, emocionales, sociales, etc. y así, el niño, aprende en forma natural y espontánea.
El juego utilizado como estrategia de aprendizaje sirve para fortalecer valores: honradez, lealtad, fidelidad, cooperación, solidaridad con el grupo, amor, tolerancia, dominio de sí mismo, seguridad, atención, reflexión, curiosidad, iniciativa y estos valores son los que nos van a facilitar la incorporación en la vida ciudadana.

LA EVALUACIÓN

¿Qué se entiende por evaluación en el proceso de aprendizaje? ¿Por qué y para qué evaluar? ¿Qué evaluar?
Colegio Siglo XXI concibe la evaluación como parte del proceso de aprendizaje en el marco de la escuela primaria y secundaria. La evaluación no es unidireccional dado que siempre supone la construcción dialógica entre alumnos y docentes. Para nosotros la evaluación implica un instrumento que sirve para corregir, regular, mejorar y producir aprendizajes. La evaluación cobra sentido cuando se visualiza de forma natural en el proceso didáctico. Aporta y valora información a partir de las prácticas cotidianas.
El alumno es considerado en su integridad única y es evaluado de acuerdo a su propio proceso de aprendizaje y posibilidades.
Nosotros evaluamos, entre otras cosas, la participación del alumno en el aula, el aporte de ideas relacionadas con los distintos temas, el planteo de ejemplos, las argumentaciones según diferentes grados de complejidad, la aplicación de lo aprendido en un problema real, trabajos prácticos y especiales, trabajos grupales e individuales, pruebas escritas, autoevaluaciones, etc.,evaluamos el desempeño global.
Los docentes tienen la responsabilidad de aplicar criterios y apuntalar la cultura de la autoevaluación en sus estudiantes, para que ellos puedan reconocer fortalezas y debilidades de su propio proceso de aprendizaje.
El aprendizaje y la evaluación se fusionan en una única actividad que no presenta fisuras.

APERTURA A LA DIVERSIDAD

Nuestro sistema pedagógico incluye a niños con capacidades especiales, promoviendo la no discriminación y la cohesión social dando respuesta educativa a la diversidad. Estas respuestas están dirigidas a favorecer una atención personalizada y facilitar el logro de los objetivos básicos de estos alumnos a través de “Proyectos de Integración Personal” brindando así las herramientas para desarrollar al máximo sus potencialidades.